María Megina

NEUROPSICÓLOGA

Desde que me licencié en psicología he ido ampliando mi formación y experiencia en el campo del envejecimiento cognitivo normal y patológico y posteriormente en el ámbito del neurodesarrollo infantil y neurorrehabilitación, esto último de la mano del Programa de Neuropsicología Clínica del Hospital Universitario Virgen Macarena. Mi experiencia profesional se ha ido enriqueciendo con el trabajo llevado a cabo en los proyectos que he participado, atendiendo a una amplia variedad de cuadros neurocognitivos tanto en el adulto como en niños.

La experiencia en estos años me lleva no sólo a conocer más sobre la enfermedad neurológica y su tratamiento neurorrehabilitador; lo que considero más significativo es el conocimiento de la persona que padece una enfermedad o trastorno y lo que repercute en su adaptación: las dificultades para llevar una vida independiente, las dificultades que surgen en las relaciones con los que les rodean, las reacciones emocionales a la nueva situación vital, etc.

El paso del tiempo, la edad y las vivencias matizan al profesional y por tanto a la atención que da a sus pacientes. La crianza de mis cuatro hijos es el mayor aprendizaje, el más duro y el más satisfactorio. Afrontar la enfermedad neurológica de cerca se convierte en una prueba que intensifica ese aprendizaje, y en mi caso, enseña a ayudar más y mejor al que pasa por esta situación vital.

No siempre la teoría se ajusta a cada realidad y son muchas las variables que rodean a la persona que son esenciales integrar en el abordaje terapéutico.

María de la O Sierra

PEDAGOGA TERAPÉUTICA

La Pedagogía Terapéutica es la mejor opción para acercar los conocimientos a todo niño y niña con necesidades educativas específicas.

Bajo esta premisa, y tras haber experimentado el rol de maestra de Educación Primaria, decidí centrar mi formación en la rama de la Educación Especial.

Gracias al trabajo en el C.D.P. Huerta Santa Ana, pude descubrir que todas las diferencias deben ser vistas como algo enriquecedor, como una oportunidad para mejorar.

El refuerzo en la diversidad de capacidades promueve una sociedad basada en la equidad de oportunidades, por lo que mi objetivo principal siempre será proporcionar las herramientas necesarias para alcanzarlo.

Por ello enfoco mi día a día a intentar mejorar el mundo de estos niños y niñas, con ilusión, dedicación, esfuerzo, creatividad y, sobre todo, amor.

COLABORADORAS

bombilla

Rocío Muñoz

NEUROFISIOTERAPEUTA -grupo ineuro-

El contacto directo con las personas y mis inquietudes personales por conocer mejor al ser humano fueron las que me empujaron a iniciar mis estudios como fisioterapeuta y, sobre todo, a iniciar mi camino en el ámbito de la neurología y neurorrehabilitación.

Gracias a las experiencias personales y profesionales en el ámbito de la neurorrehabilitación (tanto en población adulta como infantil), pude comprender que el movimiento es la última expresión de nuestro cerebro, que el cuerpo no es un conjunto de huesos y músculos conectados por nervios, si no que es un todo, es un fin y un medio, una expresión de lo que somos.

Es por esto que entiendo la fisioterapia como la posibilidad de observar, a través del movimiento, la expresión y el desarrollo del sistema nervioso. Es un acompañamiento y aprendizaje mutuo, la oportunidad de conocer mejor todas las opciones y posibilidades motoras, con el fin de fomentar la independencia e integración del niño en su entorno.

Los primeros años de vida son claves en el neurodesarrollo de todo niño, y en especial de aquellos que han sufrido algún daño neurológico o alteración en su neurodesarrollo. Es por ello que un abordaje transdisciplinar es imprescindible en esta etapa para dar herramientas tanto al niño como a su familia y entorno y, sobre todo, con el fin de alcanzar un objetivo primordial: una infancia plena y feliz.

bombilla

María José Bermúdez

LOGOPEDA -grupo ineuro-

Si seguimos la definición de logopedia podríamos decir que “es la disciplina que se ocupa del estudio, el diagnóstico, la rehabilitación y la prevención de los trastornos de la comunicación humana y funciones asociadas.”

Hace tiempo me preguntaban que que era para mi la logopedia y respondi que era otra forma de entender a la persona. Esa persona que quizás no tenga lenguaje, que quizás no entienda cuando se le habla. Lo esencial de mi profesión y lo que la práctica profesional me ha enseñado en estos años es la importancia de poder comunicar con o sin lenguaje, un simple dolor, una necesidad, un deseo.

Cuando empecé en la intervención pediátrica supe que una mirada, una sonrisa, podía expresar más que muchas palabras, pero no sólo con eso era suficiente. Entendía el papel de esos padres que acudían en busca de respuestas y de soluciones. Por ello cada intervención debe ser personalizada e individual para poder ofrecer las herramientas necesarias de comunicación.

Además de trabajar el lenguaje, es necesario trabajar o fomentar todas las funciones cognitivas que van ligadas a este. Realizo un trabajo en el que se abarcan todas las áreas de intervención neurocognitivas puesto que lenguaje y pensamiento, como sabemos, van de la mano.

bombilla

Beatriz Martos

TERAPEUTA OCUPACIONAL -grupo ineuro-

Tras finalizar mis estudios universitarios en Terapia Ocupacional, mi formación se ha encaminado hacia la neurología y Neurorehabilitación, que afortunadamente he podido aplicar en diferentes ámbitos, con población adulta e infantil (en diversas proyectos tanto en España como en Inglaterra). Con los años, gracias a estas experiencias profesionales, he podido ver las necesidades que presentan las personas con alteraciones neurológicas y sus familias, dependiendo de su edad, objetivos, intereses, entorno, cultura y del momento cronológico en el que se encuentre la enfermedad.

A nivel personal, considero que la infancia es la etapa que todo niño/a debe vivir de forma plena y justa, siendo esta uno de los pilares que sostenga su vida. Ningún niño es igual a otro, por lo que el respeto en sus capacidades y tiempo para la adquisición de aprendizajes y destrezas es primordial. Cuando un niño padece una alteración en su neurodesarrollo o un daño neurológico la Terapia Ocupacional es una de las disciplinas sanitarias que pueden ayudan a dar forma a esos pilares, con las herramientas necesarias para ser independiente, integrando procesos motores, sensoriales y cognitivos, a través del juego y sin olvidar el trabajo con su entorno y familia y el resto del equipo de profesionales.